Las Islas Baleares consiguen que el Estado tenga en cuenta el peso del turismo en el criterio de reparto de los fondos europeos en materia de residuos

La Conselleria balear de Medio Ambiente y Territorio recibirá unos 16 millones de euros destinados al Plan de apoyo a la implementación de la normativa de residuos (PIMA) y el fomento de la economía circular en el ámbito de la empresa

Papel y cartón reciclados

Las Islas Baleares recibirán unos 16 millones de euros para financiar proyectos vinculados a la gestión de residuos y la economía circular. La mayor parte del dinero se enmarca en el Plan de apoyo a la implementación de la Estrategia Española de Economía Circular (EEEC) y a la normativa de residuos integrada en el Plan de Recuperación, transformación y resiliencia de España, financiado con fondos europeos.

La propuesta de reparto territorial de los fondos europeos en materia de residuos y economía circular ha sido presentada en la Conferencia sectorial de Medio Ambiente. El Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico ha anunciado que ha decidido incluir las ayudas relativas a dos líneas de subvenciones ya existentes financiadas por el Estado: el Plan de apoyo a la implementación de la normativa de residuos (PIMA) y el fomento de la economía circular en el ámbito de la empresa.

El conseller balear de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, se mostró «muy satisfecho» por el hecho de que el Estado ha tenido en cuenta una de las principales reivindicaciones del Govern en materia de ayudas a la gestión de los residuos: que los criterios para repartir los fondos tengan más en cuenta el volumen de residuos que genera cada comunidad y no su población. De este modo, comunidades donde el peso del turismo es más elevado ven compensado el hecho de que se ven obligadas a gestionar un volumen de residuos per cápita más elevado.

En este sentido, cabe recordar que en el año 2019 la diferencia entre el mes de máxima generación de residuos (agosto) y el de mínima generación (enero o diciembre) fue del 161% en Ibiza y Formentera, del 154% en Menorca y del 35% en Mallorca. Mir ha remarcado que es necesario que estas ayudas tengan continuidad a causa de las necesidades en relación a la recogida y tratamiento de los residuos que hay en el archipiélago.

Cuatro líneas

De acuerdo con los criterios fijados por el Ministerio, los fondos podrán subvencionar proyectos que coincidan con estas cuatro líneas:

– Implantación de nuevas recogidas separadas, especialmente biorresiduos y mejora de las existentes.

– Construcción de instalaciones específicas para el tratamiento de los biorresiduos recogidos separadamente.

– Construcción de nuevas instalaciones de preparación para la reutilización y el reciclaje de otros flujos de residuos recogidos separadamente.

– Inversiones relativas a instalaciones de recogida, selección y clasificación.

Los proyectos objeto de financiación han de haberse iniciado en una fecha posterior al 1 de marzo de 2020 y el plazo de ejecución debe finalizar, como máximo, el 31 de mayo de 2026.

En este sentido, el director general de Residuos y Educación Ambiental, Sebastià Sansó, se ha mostrado convencido de que «la partida que recibirán las Islas Baleares puede suponer un impulso definitivo para alcanzar los objetivos que marcan la Ley de Residuos y la normativa estatal y europea». Así, una vez el Consejo de Ministros apruebe definitivamente el reparto de los fondos, y teniendo en cuenta los criterios del Estado, la Conselleria balear  reunirá a los Consells Insulars y Ayuntamientos para consensuar proyectos comunes.

 

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here