La patrulla canina de Formentera

El curso de guías y de perros especializados en búsqueda y rescate de personas ha sido organizado por Protección Civil de Formentera y financiado por el Consell Insular

Curs d'ensinistrament de cans

Una finca de cala Saona fue el escenario ayer del curso de guías de perros de búsqueda y rescate de personas en Formentera, organizado por Protección Civil de la isla y en el que participaron también miembros de Policía Local, el cuerpo de Bomberos de Formentera y la Perrera Municipal bajo la dirección de expertos de la Unidad Canina de Rescate Nacional con sede en Madrid que se desplazaron a la menor de las Pitiusas para realizar clases teóricas y prácticas.

Foto grup curs cans Foto: CIF

La iniciativa, financiada por el área de Presidencia del Consell de Formentera ha tenido un coste de 2.900 euros.

Según explicó Francis Moya, subjefe de la agrupación de Protección Civil de Formentera y responsable de la Unidad Canina que se encuentra en fase de consolidación, “estos cursos nos sirven para entrenar junto con los perros que ya llevan un período de aprendizaje e incrementar los conocimientos en cuanto a técnicas de rescate de personas en grandes áreas de la mano de especialistas”.

Francis Moya al Curs ensinistrament de cans

Ejercicios de localización

Durante el entrenamiento tres “figurantes” se escondían por turnos en diferentes partes del terreno y luego el perro, que en ese momento era el protagonista de la sesión de entrenamiento, debía localizarlos.

“El objetivo primordial de esta brigada canina en formación es el de localizar personas que se hayan perdido o que por diferentes circunstancias físicas se pudieran haber desorientado en alguna zona de la isla”, comentó Moya.

Asimismo añadió que es una tarea conjunta entre el guía y el perro para “trabajar” de manera sincronizada y, en el caso del humano, saber entender las actitudes que asume el animal a la hora de buscar por el olfato y que no se despiste con otro rastro que no sea el de la persona que se está buscando.

En este momento y en proceso de aprendizaje y formación de la Unidad Canina la isla cuenta con tres perras de las razas pastor alemán y labrador, Ada, Neta y Duna, de las que dos se dedican a rastreo y una a venteo que es la que se guía por el olor del aire.

“Este es un trabajo con el animal que no termina ya que siempre hay que seguir entrenando con técnicas más conocidas y probando otras nuevas para conseguir los mejores resultados”, concluyó Moya.

 

 

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here