La falta de ADN impide identificar los restos hallados en el cementerio de Sant Ferran

Formentera recibió los resultados de los trabajos arqueológico forenses de la exhumación llevada a cabo a finales del pasado año dirigidos por la arqueóloga Almudena García-Rubio

Almudena García-Rubio explica los trabajos realizados en el cementerio de Sant Ferran

Los fragmentos óseos encontrados durante la excavación realizada a finales del año pasado en el cementerio de Sant Ferran no contienen suficiente materia como para realizar el cotejo de ADN y determinar si pertenecen a los cinco formenterenses fusilados el día 1 de marzo de 1937, Jaume Ferrer Ferrer, Josep Ribas Marí, Joan Tur Mayans, Jaume Serra Juan y Vicent Cardona Colomar.

Los resultados de dicha labor de investigación fueron dados a conocer ayer en una rueda de prensa en la que participaron el presidente del Consell de Formentera, Jaume Ferrer, la consellera de Cultura del Govern Balear, Fanny Tur, así como la consellera insular de Cultura y Patrimonio, Susana Labrador y la arqueóloga y antropóloga forense Almudena García-Rubio.

Las labores de investigación 

A finales del pasado mes de noviembre y durante dos semanas un equipo de arqueólogos y antropólogos forenses, dirigidos por Almudena García-Rubio, realizaron una serie trabajos en el cementerio de Sant Ferran para localizar los restos de cinco formenterenses fusilados el día 1 de marzo de 1937 durante el período de la Guerra Civil.

García-Rubio explicó que los trabajos consistieron en seis sondeos en el interior y cinco en el exterior del cementerio de Sant Ferran así como el análisis de los restos que se encontraban en un osario. “Como recordaréis la intervención del año pasado se saldó con la localización de cuatro proyectiles de Mauser español calibre 7 mm en el exterior del cementerio donde los testimonios aseguraban que las víctimas habían sido fusiladas”, apuntó Almudena García-Rubio.

La antropóloga forense recordó que en el osario ubicado en el interior del cementerio se localizaron tres fragmentos óseos, dos de cráneo y uno de húmero que mostraban lesiones producidas por disparos de armas de fuego.

Análisis genéticos

Durante el presente 2018 los expertos realizaron las pruebas de comparación genética de los restos encontrados con el ADN de los familiares de los cinco asesinados y, según explicó la experta, “los restos óseos no contenían muestras suficientes de ADN para realizar un cotejo genético”.

La segunda línea de la investigación se realizó a través de documentos del Registro Civil pero en ninguno estaba asentado que la muerte de los difuntos enterrados en el cementerio fuera por arma de fuego por lo que los restos óseos hallados con señales de este tipo de arma podrían pertenecer a tres de los fusilados, aunque no se ha podido identificarlos de manera individual.

Reunión con los familiares

Antes de la rueda de prensa los representantes de Consell, Govern y Almudena García-Rubio tuvieron un encuentro con los familiares de las víctimas para explicarles de primera mano el resultado y conclusiones del estudio.

Sobre esta reunión la consellera Susana Labrador comentó que todos “tenían esperanzas de que estos restos fueran los de sus familiares” y destacó además que, “gracias a la Ley de fosas y a que la comisión decidiera exhumar la fosa de Sant Ferran, en Formentera se ha hablado de este tema y las familias han podido expresar lo que habían vivido”.

Por otra parte Govern y Consell han dejado en manos de las familias de los fusilados la decisión del destino de los restos localizados. En este sentido se les ha ofrecido que los restos sean depositados en una urna que se instalaría en el cementerio junto a la placa que recuerda los hechos acaecidos el 1 de marzo de 1937.

 

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here