Cinemómetros móviles en los puertos de Eivissa y la Savina para regular y controlar las velocidades máximas de navegación

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) destacó que esta medida se ha puesto en marcha esta semana y estará en período de pruebas hasta mediados del mes de octubre

683
Vista general del puerto de la Savina Foto: Formentera Mar
Publicidad

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) remitió un comunicado en el que destaca la instalación de «cinemómetros móviles en los puertos de Eivissa y la Savina para regular y controlar las velocidades máximas de navegación». Se trata de unos controles que realizan los agentes de la Policía Portuaria de forma aleatoria en los dos puertos pitiusos y que se prevé extender al resto de puertos que gestiona la entidad.

Asimismo añadieron que «una vez superado el período de pruebas, la Policía Portuaria procederá a denunciar  a los posibles infractores en aplicación de este método de control de velocidad por radares móviles».

Desde la APB recuerdan «tanto a navieras como a las instalaciones náuticas de los puertos de Eivissa y la Savina la vigencia de las ordenanzas portuarias que establecen la regulación de las velocidades máximas de navegación en aguas de ambos puertos y ha distribuido los planos de su aplicación».

Publicidad
Cinemómetro

Ordenanzas  portuarias

Desde la ATP recordaron que las ordenanzas portuarias tienen por objeto la regulación de las velocidades máximas de navegación de los buques y embarcaciones en los puertos.

En el caso del puerto de Eivissa existen dos zonas de aplicación: la dársena del Botafoc y la dársena Interior. En la zona de la dársena del Botafoc, la velocidad máxima para cualquier tipo de buque o embarcación se establece en ocho nudos o la velocidad mínima de gobierno, mientras que en la dársena interior, la velocidad máxima es de seis nudos o la velocidad mínima de gobierno.

En el puerto de la Savina, la ordenanza determina también dos zonas de aplicación, pero en este caso se distingue entre la zona de aguas interiores (zona I) y la zona de aguas exteriores (zona II).

En la zona I, la velocidad máxima de navegación para cualquier tipo de buque y embarcación se establece en seis nudos, o la velocidad mínima de gobierno.

En lo relativo a la zona II, la velocidad máxima es de quince nudos, que tendrá́ que ser reducida progresivamente en aquellas maniobras de aproximación hasta alcanzar los seis nudos de máximo, o la velocidad mínima de gobierno, al alcanzar la bocana del puerto.

Publicidad