La APB incorpora un equipo tecnológico puntero para la limpieza de los puertos de Ibiza y la Savina

El servicio, gestionado por un equipo de profesionales de guardia 24 horas los 365 días del año, responde a posibles incidencias con un tiempo de respuesta máximo de 30 minutos

185
Limpieza de puertos
Una de las embarcaciones destinada a limpieza de puertos / foto APB
Publicidad

La limpieza de la lámina de agua en los puertos de Eivissa y la Savina da un paso adelante con la utilización de dispositivos únicos en el litoral español. La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) apuesta así por equipos autosuficientes energéticamente y más sostenibles con los que mantener los puertos limpios y, al mismo tiempo, reducir la huella de carbono. El compromiso adoptado por la empresa Patena Pitiusas, encargada de esta labor, es no superar los 20 objetos en un área de 50.000 metros cuadrados.

El servicio, gestionado por un equipo de profesionales de guardia 24 horas los 365 días del año, responde a posibles incidencias con un tiempo de respuesta máximo de 30 minutos.

Los 818 mil metros cuadrados de lámina de agua del puerto de Eivissa requieren 38 medias jornadas al mes de trabajo, mientras que los 53 mil del puerto de la Savina se mantienen en perfecto estado con 6 medias jornadas.

Publicidad

Una limpieza a fondo de la lámina de agua mejora la seguridad del puerto, reduciendo la probabilidad de colisiones con grandes objetos, hélices bloqueadas y averías por obstrucción en los circuitos de refrigeración.

Residuos recogidos

Desde octubre de 2020 se han realizado 42 jornadas de lucha contra la contaminación. De las casi 5 toneladas de residuos recogidos desde octubre de 2020 a julio de 2022, un 47% corresponde a rechazo, un 33% a orgánico y un 20% a plástico. Con respecto a su procedencia, la mayoría viene de tierra (38%), mientras que un 26% llega del mar. En menor medida provienen de la estación depuradora, la náutica y la pesca.

Los residuos se clasifican por origen (edar, tierra, mar, náutica y pesca) y por tipología (plásticos, orgánico, rechazo y otros). Todo ello queda registrado en una base de datos de utilidad científica. Además, se atienden emergencias por vertido de hidrocarburos, aguas grises, obstáculos a la navegación y asistencia a la APB en incendios y hundimientos de buques.

Embarcaciones

Tres embarcaciones prestan su servicio en la limpieza de la lámina de agua. La primera, 100% eléctrica y solar, cuenta con una gran pala central hidráulica, capaz de recoger objetos que van desde los 10 milímetros a una tonelada. Con sus 8,5 metros de eslora y un escaso calado (0,5 m), está diseñada para trabajar en zonas poco profundas.

Una segunda embarcación realiza la limpieza de zonas de mayor riesgo y condiciones de mala climatología gracias a sus laterales flexibles y de alta resistencia, y opera en las actuaciones de lucha contra la contaminación. Es híbrida y cuenta con placas fotovoltaicas y motor eléctrico.

El equipo de limpieza se complementa con un dron de limpieza de superficie de dos metros de eslora y una cesta de carga para recogida de residuos marinos de 250 litros de volumen y una autonomía de 8 horas. Está pensado para llegar a las zonas de más difícil acceso entre pantalanes y barcos.

Publicidad