Comienza la actividad en los kioskos de playa de Formentera

Los nueve establecimientos autorizados abrirán de forma escalonada durante los próximos días cumpliendo con las medidas de seguridad sanitaria establecidas

kiosco 62

A punto de entrar en la fase 3 de la desescalada del confinamiento impuesto por la crisis sanitaria por Covid-19, Formentera va recuperando, poco a poco, la normalidad.

Entre los establecimientos que comienzan abrir se encuentran los kioscos de playa de la isla, nueve en total, repartidos por distintos enclaves de la zona costera insular y que constituyen un reclamo turístico en Formentera.

El primero en ofrecer servicio ayer, el kiosco 62 en la zona de Migjorn, recibió durante la jornada a clientela local que aprovechó el buen clima primaveral para pasear por la playa.

«Durante el día trabajamos tranquilos y a la puesta de sol se animó un poco más. La gente va saliendo más a disfrutar de la playa y en nuestro caso hemos aplicado la normativa como está estipulado con el 50 por ciento del aforo», explicó a FormenteraAvui, el concesionario de este establecimiento, Paco Herraiz.

Herraiz se refirió a la limpieza de sillas y mesas antes y después del uso por parte de los clientes, la disponibilidad de gel hidroalcohólico para la limpieza de manos y el servicio con material individual «monodosis» como cubiertos de fécula de maíz compostables.

kiosco 62 gel hidroalcohólico

Además los trabajadores llevan guantes, mascarilla y pantallas protectoras y las mesas permitidas están separadas como establece la regulación para garantizar el 50 por ciento del aforo permitido.

kiosco 62 pantallas protectoras

Por su parte, el propietario del kiosco Bartolo, ubicado también en la zona de Migjorn, apuntó que los nueve establecimientos de playa comenzarán a abrir de forma escalonada durante esta semana con las medidas de seguridad e higiene correspondientes y a la espera de que el sector se anime con el paso de las fases del período de desconfinamiento.

Con respecto a cómo se presenta la temporada ambos coinciden que hasta que la isla no reciba visitantes no se podrá hacer una valoración y que estas semanas servirán como entrenamiento y práctica de la regulación establecida para ofrecer un servicio de calidad y con todas las garantías.

 

 

 

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here