Los caminos a la libertad de Teresa Matilla

La exposición de Teresa Matilla, "Il·lapsos de llibertat", se puede visitar hasta el 28 de septiembre en la Sala Municipal de Exposiciones de Sant Francesc Xavier de lunes a sábado de 11.00 a 14.00 y de 19.00 a 21.00 horas

727
La artista Teresa Matilla junto a una de sus creaciones
Publicidad

La pintora y profesora Teresa Matilla expone sus nuevas obras que le han supuesto más de tres años de trabajo en una muestra titulada «Il·lapsos de llibertat». Se trata de una colección de la artista que nace de un ilapso, «especie de éxtasis contemplativo durante el cual se suspenden las sensaciones exteriores, quedando el espíritu en estado de quietud y arrobamiento».

La muestra está compuesta por quince obras realizadas en óleo y en las que la pintora se reafirma en los cortes de la tela, la superposición de planos y la incorporación de elementos externos como relojes y otros objetos cotidianos que se unen al trabajo dando diferentes señales.

Una de las creaciones de Teresa Matilla

La exposición incluye además una serie de pequeñas jaulas de madera en las que se esconden actitudes de las que somos esclavos como la ignorancia, la codicia y el egotismo que se liberan a través de la conciencia, la generosidad y la empatía.

Publicidad

En este sentido Matilla explica que la obra gira en torno a la naturaleza y el reciclaje, «como espejo de mi filosofía vital ya que evito usar productos químicos derivados del petróleo, la base de mi técnica está en el papel y la pintura y para construir los volúmenes uso plásticos de desecho o filtros de cigarrillos invisibles al espectador creando así texturas con diferentes materiales a los que les doy una segunda vida, utilizando también basura encontrada en la naturaleza por lo que me muevo en un reciclaje sutil».

Evidencia, necesidad y aprendizaje

La exposición se desarrolla en tres bloques: Evidencia, Necesidad y Aprendizaje.

Con respecto a la Evidencia la obra refleja el desarraigo y el dolor, el desarraigo y el vacío y la esclavitud del plástico. Para Matilla «todos estamos desarraigados de nuestro origen, la Naturaleza. Le hemos dado la espalda a lo que somos y nos hemos convertido en esclavos de nosotros mismos y la primera consecuencia de nuestro analfabetismo vital, de nuestro egoísmo exacerbado y tiránico es nuestra huella destructiva en la Naturaleza y la esclavitud y la ignorancia son armas de destrucción masiva. Los océanos y los mares origen de vida, tal y como la conocemos, son los que anuncian la hecatombe».

En el apartado Necesidad las obras expresan el concepto de libertad  como en el tríptico inspirado en la «Teoría del caos» y el efecto mariposa que nos invita a cultivar la empatía y conseguir «imprimir en nuestro ADN el sentimiento de pertenencia a un todo».

Esta fase incluye dos obras inspiradas en los edificios del Museo Andy Warhol de Pittsburgh (EEUU) y en la Universidad de Salamanca, dos universidades de origen muy distinto. «La de Salamanca, la más antigua nace en una cueva y la de Pittsburgh de una cabaña de madera y ambas constituyen auténticas necesidades. La curiosidad por el aprendizaje, el conocimiento natural y el intelectual nos ayudan a caminar hacia la libertad», apuntó la artista.

Una de las obras de Teresa Matilla

Y junto a las obras antes señaladas destaca «El árbol de las olvidadas», dedicada a quince mujeres nacidas entre el 800 y 1927 que fueron pioneras, pedagogas pintoras, políticas, aviadoras, activistas sociales, «en representación de las millones de olvidadas a lo largo de la historia, en la sombra, que no pudieron desarrollar sus capacidades, famosas en su tiempo y ahora casi borradas, que dieron su vida por sus ideas o por amor, mujeres infravaloradas, mujeres que cambiaron la historia y no son reconocidas ni conocidas. Mujeres olvidadas».

En la etapa Aprendizaje árboles y aves son los protagonistas desde el nido vacío al aprender a volar a través de la emoción, la pasión, la mente y la reflexión «que libera mientras el fanatismo esclaviza».

En suma una muestra imperdible para dejarnos llevar a través del color y el movimiento que desprenden los cuadros y para reflexionar sobre el mensaje universal que propone Teresa Matilla.

 

Publicidad