Las mujeres inmigrantes se acercan a la cultura de Formentera

Las jornadas culturales se desarrollan dentro del programa de estudios para gente extranjera que aprenden español en los cursos que se dictan tanto en Sant Francesc como en Sant Ferran a través de Cepa Pitiüses

Curso Escuela de adultos extranjeros

El miércoles y el jueves pasados alumnas del curso anual de español que se imparte en la isla a través de Cepa Pitiüses, salieron a la calle a recorrer conocidos enclaves históricos de ambas islas.

En el caso de Formentera un nutrido grupo de alumnas, la mayoría naturales de Marruecos, así como otras de Francia y Alemania visitaron durante la mañana del miércoles distintos enclaves de Sant Francesc como la Iglesia, en la que fueron recibidas por el párroco Miguel Ángel Riera, el cementerio viejo y los molinos de sa Miranda.

El objetivo no era otro que conocer la historia de lugares emblemáticos de la isla, guiadas por las profesoras Dolores Fernández y Esperanza Colomar.

Una excursión educativa que continuó el jueves con una visita educativa a Dalt Vila en Eivissa.”Dentro del curso que se ofrece se dedican tres jornadas de carácter cultural, a través de excursiones, para conocer la historia y las costumbres de las islas y la última se destina a una fiesta en Eivissa donde compartimos platos típicos de cada país que acompañamos con una exposición fotográfica”, explicó Dolores Fernández.

Visita a Eivissa de las integrantes del curso

Escuela de Adultos

La Escuela de Adultos de Formentera sigue las normativas establecidas en cuanto a lo curricular como la enseñanza de la lengua, así como actividades que permitan su desarrollo dentro la sociedad y fomentar su relación con otras personas de fuera de su ámbito familiar.

Los cursos se dividen dependiendo del nivel educativo previo, ya que se da el caso de que algunas mujeres que proceden de zonas rurales alejadas en las montañas de Marruecos son analfabetas, por lo que la labor educativa tiene un plus añadido.

En el grupo de acogida, destinado a todas aquellas personas que no dominan la lengua castellana, por medio de dibujos e imágenes se les ayuda a relacionarlos con palabras. “Les enseñamos primero a expresar su nombre, saludar, despedirse y el lenguaje básico que les permite manejarse dentro de la sociedad”, señaló Fernández.

En este momento el proyecto cuenta con unos cincuenta alumnos, mujeres y hombres, procedentes de Marruecos, Italia, Suiza, Francia o Alemania.

Con respecto al método, el profesorado ejerce una acción dinámica para conseguir los mejores avances en los tres niveles que se imparten a los alumnos. “Por eso son importantes estas salidas culturales que enriquecen y ayudan a que puedan relacionarse con el entorno y el resultado siempre es satisfactorio”, concluyó Fernández.

 

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here