La PIMEF manifiesta su apoyo a la asociación de concesionarios de kioskos

Desde la entidad empresarial señalan las bases económicas que configuraban la licitación de los kioscos no han sido las acertadas con respecto al interés que se quiere para Formentera

713
Uno de los kioscos de Formentera / foto de archivo
Publicidad

La Pime de Formentera ha remitido una nota a los medios en la que apoyan a los concesionarios de kioskos de la isla que «con su trato familiar, cercano, personal y sobre todo amable han conseguido que Formentera sea única en el Mediterráneo y se la distinga no solo por su belleza y paisaje sino por sus peculiaridades reunidas dentro de sus escasos, pero suficientes 82 km2».

Desde Pimef «no se pone en duda el proceso de licitación de las autorizaciones de playa que ha finalizado, sólo faltaría, pero cuando hay licitadores que ofertan hasta ocho veces o incluso más por un kiosco, y lo ganan, con respecto al precio base del canon es que algo no ha funcionado de manera correcta»

En este sentido señalan que, «seguramente las bases técnicas-económicas, sobre todo las económicas, que configuraban la licitación de estos kioscos no han sido las acertadas con respecto al interés que queremos todos para Formentera. Era en ese momento, el de la elaboración y discusión de cómo debían ser las bases, además de legales, donde se tenía que haber puesto toda la energía, conocimiento y astucia».

Publicidad

Asimismo manifiestan que «cuando hay empresarios que están dispuestos a perder dinero poniendo estas cifras en las ofertas de los concursos podría ser una buena noticia en principio, ya que significa que la isla atrae, hipnotiza más bien, a empresas y empresarios de todo el mundo, pero es todo lo contrario. Pervierte el fin en sí mismo del concurso y lo que es más grave, deja fuera a los que hicieron ofertas razonables y rentables fruto de su experiencia y saber hacer al frente de estas concesiones durante años».

Amortizar las inversiones

La entidad empresarial apunta a «como se podrán amortizar estas inversiones, si es que realmente se quiere esto, y no hablemos ya de rentabilizar y que el balance al final de año sea positivo. Seguramente los precios que nos encontremos en los kioscos de playa este verano poco tendrán que ver con los que había con los antiguos gestores de las autorizaciones».

Sobre esto apuntan al «estar por estar». «Estar en la isla de Formentera para promocionar un cierto producto en otro sitio o una marca concreta en otro ámbito y el que seguro que no no está ni estará es el empresario tradicional que tenía la autorización y que trataba de manera familiar y cercana a los clientes y amigos de su chiringuito».

Por último señalan que desde la Pimef han mantenido reuniones con la administración y con miembros de los adjudicatarios de las autorizaciones para, entre todos, de alguna manera tratar de evitar «lo que ha acabado ocurriendo». «Vemos que no ha sido posible. No nos toca otra que seguir trabajando en todos los sentidos y por todas las vías para que lo que ha sucedido no sea el principio, hay quién dice continuación, de una pérdida de identidad como destino turístico que nos puede costar muy cara. Si perdemos la identidad y la peculiaridad nos convertiremos en un destino más y esto sería el principio del fin», manifiestan desde el sector empresarial.

 

Publicidad