Más de una década ayudando a los demás

Formenterers Solidaris realiza proyectos de cooperación fuera de España y también es todo un referente a la hora de apoyar a familias de la isla con escasez de recursos

1653
Teresa Costa Castelló
Publicidad
Compartir

Teresa Costa es docente y secretaria de Formenterers Solidaris una Ong local que se formó en el año 2007 en la isla y que en la actualidad cuenta con cuarenta socios y un buen número de voluntarios. «La primera intención fue la de colaborar con proyectos en países en vías de desarrollo, a través de pequeñas acciones como montar bibliotecas en Perú, colaborar en la puesta en marcha de huertos familiares en Honduras y la construcción de letrinas y pozos de agua potable en distintos puntos de la India así como intervenciones para ayuda médica en Filipinas, algunos de ellos impulsados por el Govern Balear», destacó Teresa.

Todas estas iniciativas internacionales, de las que en mayor o menor medida cuentan con un seguimiento por parte de esta entidad sin ánimo de lucro, se complementan con otras destinadas a personas y familias de Formentera que necesitaban colaboración debido a que presentaban escasez de recursos.

Para paliar situaciones adversas y en colaboración con la Conselleria de Bienestar Social del Consell Insular y Caritas, Formenterers Solidaris creó hace unos años un Banco de Alimentos que funciona en la parroquia de Sant Ferran, así como un mercadillo de ropa y enseres de segunda mano que abre sus puertas los jueves por la tarde en el patio de la escuela de dicha localidad.

Publicidad

En el Banco de Alimentos se entregan lotes de productos básicos a personas que se encuentran en una situación apurada por falta de trabajo, por conflictos familiares u otras situaciones, así como ayudas puntuales para colaborar en casos de educación para niños con necesidades especiales o para la compra de gafas o intervenciones dentales, todo esto administrado a través de donaciones particulares y de la subvención de 3.000 euros que cada año otorga a la organización el Consell Insular de Formentera.

Cadena de actuaciones

Formenterers Solidaris trabaja con las personas que les derivan desde Servicios Sociales y si estas se presentan ante ellos para solicitar una ayuda las dirigen primero a la Conselleria, previa entrevista, para que se realice un seguimiento de cada situación.

«Nosotros somos voluntarios por lo que tenemos que tener el visto bueno de la administración pública a la hora de distribuir las ayudas que muchas veces son para personas que viven al día y que de repente se encuentran ante un imprevisto y necesitan de un soporte puntual», destacó Teresa Costa.

Costa destacó además que no solo son familias con niños las que se acercan a por las ayudas sino también personas jubiladas con una pensión mínima que no pueden llegar a fin de mes.

Asimismo Formenterers Solidaris también ejerce de «nexo» para aquellas personas que buscan trabajo a través de contactos con diferentes empresas de la isla.

Banco de alimentos de Sant Ferran

Memoria 2018

Formenterers Solidaris lleva una «contabilidad» estricta de todas las acciones de ayuda que realiza la entidad y como figura en la Memoria 2018 han invertido 8.470 euros.

Esto se desglosa en lo que respecta a Formentera en 1.295 euros en ayudas sanitarias, 399 euros en alojamiento y desplazamientos, 420 euros en educación especial, y 155 euros en compra de productos básicos para el Banco de Alimentos a lo que se añaden 3.000 euros de ayuda médicas para un proyecto en Filipinas y 3.200 euros para el denominado «Rayito de Esperanza» en Lima, Perú.

En materia de alimentos durante el pasado año 2018 la entidad entregó 5.165 kilogramos de alimentos a 47 familias de escasos recursos, unas 126 personas, derivadas de Servicios Sociales del Consell Insular y de las parroquias de la isla. Estos productos básicos partieron del Banco de Alimentos, Caritas, donaciones de particulares y de una que realizó el Hotel Formentera Playa.

Cabe destacar que el momento más álgido de la campaña es el que abarca las fiestas de Navidad y Año nuevo en el que la entidad recibió donaciones recogidas en centros educativos, supermercados de la isla, parroquias y clubs de jubilados y que permitieron reunir 1.080 kilos de alimentos que se distribuyeron entre 48 familias, unas 140 personas.

Asimismo y en materia de ropa las donaciones de particulares ascendieron el pasado año a 335 prendas y se enviaron a Caritas de Eivissa un volumen de 6.300 kilos con la colaboración de empresas como Transportes Foreva, Baleària y Trasmapi.

Para Teresa Costa la colaboración de la gente y el trabajo de los socios, voluntarios y empresas es «fundamental» para sacar adelante la asociación que como pudimos demostrar goza de muy buena salud.

 

 

Publicidad