Can Forn, comercio de proximidad con más de sesenta años de gestión familiar

Esta tienda de alimentación ha sido destacada con el sello Emblemàtics Balears que conceden el Govern balear y el Consell de Formentera

1619
Vicente Colomar Marí, actual gerente del establecimiento comercial
Publicidad
Compartir

El colmado Can Forn de Sant Francesc fue inaugurado el 4 de marzo de 1958 por Antoni Marí Escandell (Toni Forn) y llevado posteriormente por sus hijos, los hermanos José, Antonio y Carmen Marí Tur con el objetivo de ofrecer al público productos básicos de alimentación como almendras, trigo, algarrobas y huevos, sin olvidar el carbón y los para aquella época, novedosos fogones de aceite.

También en la tienda se comercializaban pollos, gallinas, gallos y conejos de producción propia que junto a los caracoles se enviaban también a Ibiza para su venta. En unos años en los que la economía de la mayoría de los formenterenses era de subsistencia, en Can Forn se permitía comprar a crédito los productos que se apuntaban en una libreta para luego saldar la deuda cuando el cliente cobraba el jornal por su trabajo en el campo o en las salinas.

Amplio surtido de alimentos y artículos básicos en Can Forn

Entre la clientela inicial también figuraban los primeros hippies que se asentaron en la isla y, con el paso de los años, este comercio de proximidad ubicado en la calle Pla del Rei continuó ampliando la línea de productos hasta convertirse en un pequeño supermercado donde poder adquirir también artículos de limpieza y aseo, fiambres, bebidas, panes, dulces y las tradicionales empanadillas sin olvidar la fruta y verdura fresca de primera calidad.

Publicidad

Este negocio familiar, actualmente regentado por Vicente Colomar Marí, hijo de Carmen, se ha mantenido y consolidado como un referente del pequeño comercio de Formentera y fue galardonado en 2019 por el Premio Sant Jaume  que otorga el Consell Insular de Formentera.

Ahora ya pueden añadir una nueva distinción con el título de Emblemàtic Balears que les fue concedido por el Govern balear y el Consell de Formentera el pasado mes de noviembre con el objetivo de reconocer, fomentar e impulsar los pequeños establecimientos comerciales de toda la vida, aquellos pequeños comercios con historia y arraigados en cada una de las islas.

Publicidad