“En la artesanía hay que apostar siempre por lo alto” Entrevista a François Pujol

Con carta de artesano desde hace más de dos décadas comercializa sus piezas en la Fira Artesanal de la Mola y en el Mercat Artesanal de Sant Ferran

256
François Pujol
François Pujol en su taller de la Mola
Publicidad

François Pujol nació en Francia en 1958. De familia catalana, cuando tenía 7 años volvieron a Balaguer (Lleida) donde estudió, luego montó un bar y en 1982 un viaje a Perú lo acerca a la artesanía. “Fue un proceso de cambio, luego con unos artesanos en Lleida comencé a trabajar el latón forjado y en un año estaba vendiendo mis trabajos de bisutería en el mercadillo de es Canar en Ibiza”, explica a FormenteraAvui.

François se adentró también en el trabajo con otros materiales como la alpaca y el titanio y algunas de sus creaciones viajaron a ferias en Madrid. Después de unos años el artesano aparcó el trabajo de bisutería para dedicarse a artículos de decoración como relojes o espejos “muy artísticos, adornados con maderas y raíces de boj y enebro lijadas y lustradas”.

Su vena curiosa y sus ganas de aprender le llevan, después de ocho años dedicados a la madera, a adentrarse en el trabajo con el hierro forjado “de la misma forma, con un punto artístico”, para luego volver a la bisutería y la joyería “por ser el campo creativo donde más me he desarrollado y también porque comercialmente resultaba el más viable”.

Publicidad
François artesà 3
La naturaleza de Formentera inspira muchas de sus piezas

El artesano se define como autodidacta, “aunque si estuve en la escuela de vidrio de Barcelona cuando decidí aprender termoformado y fusión”, y en su trabajo mezcla todos los conocimientos adquiridos ya que realiza piezas que combinan plata y otros metales con madera o hueso. “Cuando uno aprende luego utiliza esas técnicas para aplicarlas en lo creativo”, destaca el artesano.

Las creaciones de François Pujol están realizadas en plata, latón, titanio o vidrio. Así, pendientes, collares y pulseras se transforman en piezas únicas, algunas de estas coloreadas gracias a procesos de oxidación y adornadas con piedras semi preciosas como turquesas, olivinos o aguamarinas.

Formentera

Hace 25 años llegó a Formentera con la ayuda de artesanos locales como Jaume y Concep “que me facilitaron vivienda, taller y espacio donde vender, ya que a ellos y a otros los conocía de la feria de Nadal de Lleida en la que participaban varios artesanos de la Mola”.

François Pujol 2
El artesano trabaja las joyas con distintos materiales

Con carta de artesano como joyero desde hace más de dos décadas, François considera la naturaleza de Formentera como muy inspiradora y remarca que “si trabajas con buenos codos, creces”. Asimismo destaca a sus clientes, la mayoría españoles, italianos y franceses, como fuente de inspiración “ya que algunos los conservo desde hace muchos años y agradecen mi trabajo. Además, las mujeres son muy exigentes y fomentan mi creatividad”.

Con respecto a la situación de la artesanía en la isla, Francoise considera que “hay que trabajar bien, exigirse al máximo porque hay mucha competencia y sacar los mejores trabajos con el máximo de calidad. Apostar por lo alto siempre”.

Publicidad