“La Fira de la Mola me hace evolucionar y mejorar en mi trabajo artesanal” Entrevista a Helena Amaral

Con carta de artesana marroquinera desde hace cuatro años y mucha experiencia anterior, confecciona cinturones de cuero con originales diseños

470
Helena Amaral
Publicidad

Helena Amaral (Lisboa, 1973) estudió la carrera de Diseño Gráfico en su ciudad natal y luego se trasladó a Barcelona para hacer un post grado. “Estudiar Diseño Gráfico fue una opción que me propusieron mis padres, ya que yo quería estudiar Bellas Artes pero había pocas plazas, no pude entrar y opté finalmente por el diseño”.

Si bien la carrera le resultó interesante, cuando llegó la hora de trabajar y de crear, la ilusión fue decayendo “porque no me dejaban dibujar, todo era por ordenador que en mi época solo tenía la gente rica, por lo que yo tuve el primero al final de carrera”. Esas circunstancias sucedían en Barcelona “donde me quedé a vivir, ya que la ví como una ciudad con posibilidades para desarrollar algo artístico, mientras trabajaba en diferentes cosas”.

Hasta que un día, hace 15 años, le hablaron de Formentera, de su espíritu hippie, “y me vine a conocer la isla en agosto, sin lugar para dormir, pasando una noche de tormenta en la playa, todo carísimo, pero cuando volví a Barcelona tenía el recuerdo del mercado de la Mola y de los artesanos que había conocido”.

Publicidad

Esa buena conexión la animó a buscar un ramo dentro de la artesanía en el que volcar su creatividad, que fuera diferente, que no se hiciera en la isla y se decantó por los cinturones. “Sí, nada de bolsos, carteras u otros elementos en piel sino solo cinturones”.

Helena Amaral se ha especilizado en la elaboración de cinturones de piel

En 2005 con una amiga tuvieron la oportunidad de disponer de un local en el Borne barcelonés dedicado a la artesanía y en el que Helena aportó originales cinturones de telas recicladas y patchwork. “La cosa empezó a funcionar y saqué mi primer carnet de artesana en complementos textiles de Barcelona. Eso sí, en el verano venía a Formentera ya que me encanta la playa y veía como un sueño quedarme aquí”.

Con esas ganas de Formentera postuló para el mercadillo de la Mola como artesana en principio con la intención de hacer la temporada y luego volver a Barcelona donde tenía casa. “Finalmente salió mi plaza en el mercado hace una década y fue también un cambio de vida, dejé la tienda, dejé Barcelona y me vine a Formentera que era una puerta abierta para mi proyecto de cinturones de cuero trabajados a mano y desde hace 4 años tengo la carta de Formentera como artesana en marroquinería”.

Cinturones para todos los gustos

Helena confecciona cinturones como complemento para pantalón, para vestidos, finos, gruesos o de formas caprichosas, todos en piel, en concreto vaquetilla, que compra a piezas para luego cortar los distintos modelos que realiza.

Una vez cortados los cinturones, la artesana los decora a base de figuras cinceladas a martillo y los tiñe con tinturas base para piel que mezcla en su taller para obtener tonalidades únicas que luego se hacen distintivas en sus piezas. “Hay temporadas que salen más los marrones y el negro y otras en que la gente busca colores más potentes como el naranja, rojo o el turquesa y yo, con los colores base hago las mezclas originales”. Una vez acabado el teñido se aplican fijadores de color y se procede al secado para luego pasarles cera para nutrir la piel, “algo que les recuerdo a los clientes que deben hacer de vez en cuando para que el cinturón no se seque y se conserve por más tiempo”.

Helena Amaral elabora un cinturón en su taller de Es Cap

Otro camino creativo que practica Helena es el del cinturón realizado con material reciclado y retales de cuero cocidos a mano en patchwork a los que añade abalorios lo que genera artículos muy especiales. “Estas piezas permiten jugar con diferentes cincelados, con el añadido de adornos, piedras y apliques remachados y con teñidos en distintas gamas y combinaciones de colores lo que los convierte en únicos y originales”, explica.

Además, la artesana marroquinera aboga por reaprovechar el material y con los restos de piel que sobran una vez cortados los cinturones crea pulseras teñidas y cinceladas a las que añade distintos apliques.

Algunos de los cinturones de piel elaboradors por Helena

En su parada de la Fira de la Mola, Helena atiende a una variada clientela nacional y extranjera entre la que destaca a los alemanes “que les gustan las motos, las prendas de cuero y los cinturones”. Además si un cliente no encuentran su talla en las tiendas “yo le hago el cinturón a medida y les encanta llevárselo personalizado ya que eligen dibujo, color y hebilla”.

Sobre la artesanía en Formentera Helena Amaral considera que esta es original, de calidad y defiende el trabajo que se comercializa en la Mola. “Creo que gracias al mercado de la Mola, dedicado exclusivamente a los productos artesanos hay calidad y nos sostiene a los creadores de la isla. En mi caso me hace evolucionar y mejorar mi trabajo para estar a la altura del lugar”.

 

Publicidad