“La parte creativa me relaja, me encanta y hablo mucho de la isla en cada joya” Entrevista a Florence Mauger

La artesana joyera vende en la Fira de la Mola sus creaciones inspiradas en la naturaleza de Formentera desde 1988

244
Florence Mauger es una artesana joyera
Publicidad

00Florence Mauger (París, 1964) lleva más de tres décadas en Formentera dedicada a la creación de joyas artesanales y a la enseñanza del yoga. Antes de eso comenzó estudios universitarios en la carrera de Idiomas, “pero los dejé para cumplir mi sueño que era viajar”.

Florence inició un primer viaje por América del Sur a principios de los años ochenta “que era originalmente de tres meses pero en Perú me robaron todas mis pertenencias, pasaporte y dinero incluidos”. Esta experiencia, lejos de devolverla corriendo a Francia, hizo que decidiera quedarse, lo que la llevó a Bolivia donde conoció los talleres de algunos artesanos joyeros que le enseñaron a trabajar la plata, la alpaca y el engarce de piedras mientras resolvía el papeleo para recuperar su documentación. “Con los artesanos aprendí a comprar monedas antiguas, a fundir la plata, a preparar los hilos, y el viaje de tres meses se convirtió en un periplo de año y medio que se extendió por Argentina y Brasil y que me cambió la vida. Ahí descubrí que este oficio, que trabaja con los cuatro elementos, era lo mío junto al yoga, disciplina en la que profundicé durante el viaje”, destaca la artesana.

Florence lleva más de tres décadas en Formentera dedicada a la creación de joyas artesanales

De vuelta a Europa con lo aprendido del oficio se traslada a Ibiza donde comienza a vender sus creaciones en los tradicionales mercadillos de es Canar y Las Dalias. “Un día pasaron por es Canar Jose Ishvara y Xavi Álvarez que estaban buscando artesanos para Formentera y cuando vieron mis trabajos me dijeron que viniera, y así fue como conocí la isla. Entré en el mercadillo de la Mola en 1988 y me encantó, aunque al principio venía muy poca gente y no vendíamos casi nada, solo alcanzaba para pagar el billete de barco y comer, pero me sentía en mi salsa».

Publicidad

En los inicios Florence trabajaba con latón y alpaca y «muy poca cosa con plata porque era un material caro y yo necesitaba afinar mi trabajo antes de comenzar a usarla». La práctica fue perfeccionando la técnica, comenta la artesana joyera mientras nos muestra un trabajo en plata realizado con martillado que hace el efecto del agua sobre el metal. “Mis piezas son un reflejo de mi visión de Formentera y cuando yo entro en el taller estoy en una fase meditativa, conectada con los elementos y aflora mi parte creativa directamente relacionada con la isla. En mis piezas hay agua, hojas, viento, fuego y bosque de Formentera. La isla me inspira mucho y la artesanía, la meditación y el yoga se convierten en un conjunto creativo”.

Algunas de las piezas artesanales de Florence Mauger

Además de la plata, la artesana utiliza piedras en tonalidades turquesas y verdes en sus joyas, así como elementos orgánicos recogidos en sus paseos por la playa. «La mayoría de mis piezas son únicas, con alguna consigo repetir cuatro veces pero a la quinta me he ido por otro camino, por lo que mi producción es limitada».

Con carta de artesana en bisutería desde el año 2000 y en joyería desde el 2010, Florence Mauger comercializa sus creaciones en la Fira de la Mola. «Tengo una clientela fiel que vuelven cada año y que me cuentan lo bien que les ha ido con las joyas, me dicen que les  han dado mucha suerte o que les tranquiliza cuando la llevan y eso me alegra porque siempre trabajo con buena motivación, escuchando mantras y trasladando la mejor energía en el trabajo».

Florence Mauger en su taller de la Mola

Para Florence, si bien hay mucha creatividad en la isla, la artesanía no es un rubro fácil, «los tiempos aprietan mucho, es difícil competir con material que llega de fuera y que no está hecho a mano y ahí dependes de la sensibilidad del público, si busca cualquier cosa para colgarse del cuello porque está de vacaciones o si quiere una pieza creada aquí, que habla de Formentera y transmite su energía y sensibilidad».

 

Publicidad