Medio Ambiente recuerda que todo avistamiento de tortuga marina con dificultades para sobrevivir debe ser comunicado al 112

El COFIB y la Fundación Palma Aquarium sólo han podido atender la mitad de los ejemplares avistados enmallados con plásticos este verano

268
Tortuga rescatada Foto: Govern de les illes Balears
Publicidad

Sólo cuatro de los nueve ejemplares de tortuga boba (Caretta caretta) avistados enmallados en plástico los meses de julio y agosto en las Islas Baleares han podido ser tratados por las autoridades competentes por que no han sido comunicados debidamente.

El COFIB y la Fundación Palma Aquarium (que se encarga de recuperar los ejemplares rescatados por mor de un convenio) han tenido noticia del resto de avistamientos a través de las redes sociales. En algunos de estos avisos, se ha podido comprobar cómo algunos ciudadanos han procedido a desenmallar y soltar la tortuga. La conselleria de Medio Ambiente y Territorio agradece la buena voluntad y la sensibilidad hacia la supervivencia de esta especie pero advierte que actuar sin asesoramiento veterinario puede poner en riesgo la vida del animal.

El protocolo de rescate de fauna marina catalogada establece que cualquier avistamiento de una especie protegida en dificultades debe ser comunicado al 112, encargado de trasladar en el aviso a la autoridad competente. En el caso de las tortugas marinas, se pide rescatar el ejemplar para que pueda ser atendido por los técnicos autorizados por la Conselleria pero, en ningún caso, se debe intentar desenmallar la tortuga.

Publicidad

En muchas ocasiones, el enmalle provoca infecciones en las aletas que se pueden extender por todo el cuerpo, suponiendo un peligro mortal, si el trozo de plástico que dificulta la circulación no se extraído por un profesional. Es por ello que desde las instituciones implicadas en el rescate y recuperación de fauna marina catalogada se hace un llamamiento para que se respeten los protocolos en beneficio del bienestar animal.

Tortugas y cetáceos varados

El COFIB, a través del Palma Aquarium, ha registrado 37 varamientos de tortugas marinas y 21 cetáceos entre enero y junio de este año en aguas de las Islas Baleares.

El plástico ha sido el motivo de botadura de 4 de los 17 ejemplares de tortuga marina recuperados vivos. Estas, estaban pegadas con plásticos. La flotabilidad positiva se ha dado en otros 9 casos cuando las tortugas han tenido problemas en el aparato digestivo, neumonía o por la ingesta de restos en el mar como plásticos y maderas. En ambos motivos de entrada, el plástico les impide zambullirse y, en consecuencia, conseguir alimento. A esta causa la siguen los traumatismos, con 3 casos.

Por islas, en Mallorca se han atendido 27 tortugas, 4 en Menorca, 4 Ibiza y 1 en Formentera.

Con respecto a los cetáceos, han entrado 12 en Mallorca 6 en las Pitiusas y 3 en Menorca. La mayoría de ellos, 12 son delfines listados. El resto son delfines mulares (2), calderones (2), cachalotes (2), ballena gris (1) y dos sin identificar. La mayoría han entrado por causa desconocida en estado de descomposición.

Durante estos meses se han encontrado plásticos en el estómago a nueve tortugas y tres cetáceos (dos delfines mulares y un cachalote) de los 19 ejemplares analizados. Los datos forman parte de la tesis doctoral ‘Evaluación de la incidencia y el impacto de los plásticos sobre la megafauna del mar balear’ de Antònia Solomando, que analiza la huella de estos residuos a las especies marinas.

Cabe destacar que Palma Aquarium es el centro de rescate de fauna que proporciona la asistencia técnica de fauna marina cataloga el COFIB.

 

Publicidad