La nueva consulta post-Covid del servicio de Neumología ya ha atendido a 40 personas

Los criterios principales de inclusión son haber tenido una neumonía por SARS-CoV-2 con ingreso en UCI o presencia de distrés respiratorio muy grave

215
Servicio de Neumología Foto: Ib-salut
Publicidad

El Área de Salud de Ibiza y Formentera puso en marcha en marzo de este año una consulta dirigida al paciente COVID grave con afectación pulmonar, a través del servicio de Neumología del hospital de Can Misses, para responder a una necesidad que se había detectado tras el alta hospitalaria de pacientes que habían padecido neumonías por SARS-CoV-2 y que en su mayoría habían estado ingresados en la UCI por distrés respiratorio muy grave.

El distrés es una afección pulmonar potencialmente mortal que impide la llegada de oxígeno suficiente a los pulmones y a la sangre. Con esta consulta se pretendía garantizar un seguimiento correcto de estas personas por parte de equipos especializados.

Las responsables de la nueva consulta de Neumología para paciente COVID son la especialista en Neumología y encargada de la consulta monográfica de fibrosis pulmonar, la doctora Sílvia Torres Forneri, y la enfermera Marisa Escobar Povedano, que tiene una amplia formación y experiencia en neumología.

Publicidad

Los criterios para ser incluidos en la consulta pos-COVID son haber sufrido una neumonía por SARS-CoV-2, con ingreso en la UCI y/o con presencia de distrés respiratorio muy grave, también cuando el paciente presentaba una gran afectación radiológica en el momento de recibir el alta o cuando aún tenía necesidad de oxigenoterapia una vez recibida el alta.

En la consulta, el equipo encargado atiende principalmente las secuelas posinflamatorias pulmonares producidas por la COVID-19, que pueden provocar alteraciones funcionales persistentes y que impiden el funcionamiento correcto del aparato respiratorio y, en algunos casos, pueden causar fibrosis pulmonar. Esto se manifiesta principalmente como sensación de ahogo cuando se hace un esfuerzo (disnea de esfuerzo), tos y molestias torácicas.

Al inicio de la consulta se les hacen a los pacientes una tomografía computarizada (TAC) y diferentes pruebas funcionales, como son la prueba de función respiratoria y un test de la marcha. Estas pruebas son clave en la evaluación diagnóstica y en el seguimiento de los pacientes con enfermedades respiratorias.

Hasta el momento, en estos cuatro meses, la consulta ha atendido a cerca de cuarenta personas: 36 ya han sido atendidas y 4 más están citadas para la próxima consulta. El 72 % de estos pacientes son hombres y tienen edades comprendidas entre los 40 y los 70 años. Solo hay diez mujeres en seguimiento en esta consulta. Todos ellos han sido derivados por el Servicio de Medicina Interna al recibir el alta hospitalaria. En su gran mayoría han pasado por la UCI, aunque alguno ha estado grave, pero en planta.

Todos los pacientes atendidos hasta ahora han precisado ingreso hospitalario por COVID-19 con un cuadro clínico moderado-grave y que después de tres meses del alta persisten con alteraciones radiológicas y/o clínicas.

Se excluyen de la consulta pos-COVID los pacientes que presentan la enfermedad todavía activa o que por su complejidad no pueden desplazarse a las consultas de Neumología.

Los principales objetivos de la consulta son evaluar las secuelas a nivel respiratorio que presentan estos pacientes para ofrecerles el tratamiento más oportuno en cada caso, a la vez que se acompaña a los pacientes en su proceso de convalecencia y recuperación, ayudándoles en las gestiones que precisen y resolviendo las dudas que tienen al respecto. Del mismo modo se pretende identificar a aquellas personas que presentarán secuelas a largo plazo, para hacerles un seguimiento estrecho y valorar las opciones de tratamiento que haya en un futuro.

Hasta ahora, seis pacientes ya han recibido el alta definitiva de esta consulta después de un proceso que ha durado meses.

 

 

 

Publicidad