Una red de economía complementaria

Formentera 20 20 es el nombre de la nueva red y el molinet la primera moneda social de la isla

1098
Red de intercambio Formentera 20 20
Publicidad

La nueva red Formentera 20 20 surgió entre seis familias de la Mola que acostumbradas a intercambiar cosas y a ayudarse mutuamente, pensaron en ampliar esa red de intercambio. “Formentera 20 20 se apoya en la características de la isla ya que las redes de economía complementaria se circunscriben a ámbitos y territorios muy concretos y localizados donde la gente está en contacto, vive cerca, y acostumbra a reutilizar los recursos y a compartir las experiencias, algo que se ha hecho siempre en muchos pueblos rurales”, explica Ana Celada, una de las integrantes del grupo original.

Esta iniciativa se vio fortalecida el año pasado con la situación sanitaria y económica derivada de la pandemia Covid, que ha provocado y provoca inseguridad e incertidumbre, para iniciar un cambio y ofrecer una manera alternativa de intercambiar bienes, servicios y conocimientos. Y la cosa va en aumento ya que en estos momentos son 38 las personas que integran la red y que emplean la primera moneda social de la isla: el molinet.

Funcionamiento

Publicidad

Este tipo de redes de economía social están basadas en el intercambio entre todas las personas que forman parte de la red y esto es posible a través de la moneda social. Hay más de cinco mil monedas sociales en el mundo desde hace años y, por ejemplo, en Ibiza existe la Eco, las Pumas en Sevilla, las Sajas en Cantabria, las Canicas en Madrid, y continúan expandiéndose.

Con respecto a cómo funciona el intercambio, Ana Celada apunta que el molinet tiene el valor orientativo de 1 euro “para orientarnos en cuanto valen nuestras ofertas”. “Nosotros utilizamos la plataforma de Internet CES, creada específicamente para estos grupos de intercambio y que funciona a nivel mundial. Ahí los usuarios ponemos lo que ofertamos, pedimos o regalamos y además contamos con un grupo de Telegram para relacionarnos entre todos”, apunta Celada.

Así, si por ejemplo alguien ofrece mermeladas caseras, animar una fiesta infantil, cuidar mascotas, pintar la cocina, restaurar un mueble o ayudar con los deberes del cole, le pondrá un precio en molinets y dispondrá de esa cantidad para seguir intercambiando con otros, “hasta un límite de acumulación de 300 molinets que indicará que la red te tiene que dar servicios a ti y, si estás en negativo porque has recibido más, tendrás que ofrecer lo que tú tienes o sabes hacer para compensar, aportar y equilibrar”.

Dinamizar la economía local

Según destacó Ana Celada, “estas redes favorecen muchísimo las economías locales porque las dinamizan y fortalecen los recursos. Las personas, además, sacan sus habilidades para ofrecerlas a la comunidad y hace que la riqueza que se crea en un territorio se quede en ese lugar, promoviendo la sostenibilidad y el consumo local y responsable, valores que consideramos importantísimos en estos momentos de incertidumbre, con gente solidaria con ganas de ayudar y compartir”.

Además de los particulares que participan en la red, también esta cuenta, por ahora, con dos establecimientos (Natural y Kokopelli) y un restaurante (sa Pantxa), y con una oferta de servicios como masajes, clases de yoga, de arte para niños o de ajedrez, entre otras propuestas.

Por otra parte la red ofrece charlas on line semanales para los usuarios y para aquellos que busquen información sobre esta iniciativa, así como el correo electrónico: molinetdeformentera@gmail.com para ponerse en contacto con la organización.

 

Publicidad