El circo llega al colegio de la Mola

La actividad, organizada por la APIMA y la dirección del centro educativo, contó con el equipo de profesionales de la Escuela de Circo "Circolar"

1460
Publicidad
Circo montado en el patio del colegio

Pocas cosas pueden ser más divertidas que convertir el patio de tu colegio en un espacio para practicar técnicas circenses de la mano de auténticos profesionales en la materia como los integrantes de la Escuela de Circo «Circolar». Y si no que se lo pregunten a los alumnos de todos los cursos del CP El Pilar de la Mola que durante dos días, el miércoles y ayer jueves, disfrutaron de lo lindo practicando diferentes técnicas.

Los alumnos prueban los zancos

Zancos de diversos modelos y tamaños, un cable tenso, así como un trapecio de seis metros de altura fueron algunos de los instrumentos que utilizaron los alumnos para trabajar la coordinación y el equilibrio, guiados por los monitores. También llevaron a cabo actividades  físicas de suelo para realizar estiramientos previos y ponerse a punto antes de afrontar ejercicios más complicados.

Los alumnos participaron con entusiasmo en las actividades organizadas

Andrea Sturniolo, director de Circolar, se mostró muy contento por la experiencia. «Estoy feliz de que este colegio haya contado con nosotros para realizar dos jornadas de actividades y acercar a los pequeños de Formentera a los ejercicios físicos y lúdicos como los que se llevan a cabo en nuestra escuela de circo con sede en Eivissa», afirmó el director.

Publicidad

Tanto los miembros de Circolar, como el director del colegio, Agustín Rigo, quien se animó a probar el trapecio,  destacaron la alegría y la aplicación demostradas por los alumnos durante las actividades.

Una manera diferente de despedir el curso

La presidenta de la APIMA del CP El Pilar, Manuela Sanzogni, explicó a Formenteraavui que la idea surgió para dar una alternativa diferente al tradicional viaje de estudios. «Al ser una escuela unitaria pensamos en invertir en una actividad en la que pudieran participar todos los alumnos y de todas las edades», apuntó Sanzogni. «Otro de los objetivos que nos marcamos fue el de promover las artes escénicas y también la actividad física a través del juego», señaló Sanzogni.

Comprobado el entusiasmo demostrado ayer por los participantes, no dudamos que además de las lecciones aprendidas en el curso lectivo que ya acaba, los chavales también recordarán su primera incursión como protagonistas en el mundo del circo.

 

Publicidad